prensaestudiantil@hotmail.com
Comité de comunicaciones
Prensa Estudiantil - 2016
UIS - Colombia

Síganos en facebook Síganos en twitter Síganos en google

Un caleño dejó todo por las zarigüeyas y los gallinazos
Biosociedad
2015-07-26 11:10:37

Un caleño dejó todo por las zarigüeyas y los gallinazos

Foto: El Tiempo

Tenía 7 años cuando Davis Beltrán salió a la calle y vio a su mamá rescatando a un polluelo que había caído de su nido, al que logró salvarle la vida. Desde entonces comenzó a hacer lo mismo con perros, gatos iguanas, hasta zarigüeyas y gallinazos.

Davis Travis, como lo conocen, caleño de 34 años, ha pasado la mayor parte de su vida dedicado a esa tarea.
Apoyado siempre por su familia, apadrinaba y buscaba adoptantes para perros abandonados, tortugas maltratadas y aves que no volaban, hasta el punto de llenar los pasillos de su casa de animales.

Una tarde, le llegaron a su casa cuatro zarigüeyas bebés lo cual hizo que la familia del animalista le hicieran tomar una decisión.

Desde ese momento, él y su ‘manada’ buscaron hasta encontrar un refugio que bautizó ‘La Casita del Bosque’, llena de árboles frutales y corrientes de agua a 20 minutos de la ciudad en La Reforma, un paraíso para su nueva familia.

“Entendí que existen animales, que no tienen quien las defienda. Es el caso del Clan zarigüeya, me tocó esforzarme para sacarlas adelante pues necesitan del marsupio de su mamá y la leche que toman es una especial que unos amigos me mandan desde Estados Unidos”, señala Davis.

Las zarigüeyas, más conocidas como ‘chuchas’, no son roedores. Estos animales de cola larga y cara expresiva son marsupiales americanos, parientes del canguro y el koala, viven en los árboles y se alimentan de frutos silvestres, siendo una importante barrera inmunológica contra insectos y enfermedades.

“Los animalitos necesitan de la mamá para sobrevivir, pero existe gente que, por ignorancia, las mata y deja huérfanos a los bebés que están en su bolsa, que mueren a los pocos días, hoy están en vía de extinción”, cuenta.

En la red, Patricia Cano le dice a Davis que “todos los días pido a Dios por ti, por ese corazón tan inmenso que creo no te cabe en tu pecho, mira tanto veterinario pudiente que existe y no hacer campañas gratuitas a tanto animalito en la calle. No sabes las ansias que tengo de conocer esa casita”.

Blanca G Animalista le dice que “es único en su especie, tengo que ir a ver su clan y su gallinazo perrito”

Davis no es veterinario, ni biólogo, su verdadera profesión es músico y fotógrafo, pero ha aprendido de la fauna silvestre a través de la experiencia. Por sus manos han pasado alrededor de 5.000 animales, desde ratones, tortugas, culebras, hasta búhos e iguanas.

En lo más alto de la ‘Casita del Bosque’ está siempre vigilante Abelardo, un gallinazo recogido muy polluelo en una galería donde iba a ser comercializado para trabajos de brujería o hacer bebedizos con su sangre, considerada míticamente como fuente ‘de la salud eterna’.

Y aunque para la mayoría, un gallinazo es un animal detestable, Davis encontró en él compañía. “Abelardo me ha ayudado para que las personas miren a estos animales con otros ojos, su importancia en el ecosistema enorme, ¿se imagina cómo sería este mundo sin el actuar de ellos?, las bacterias y los malos olores nos inundarían”, explica Davis.

Aunque estuvo a punto de morir, Abelardo (nombre por el personaje de Plaza Sésamo) superó su fractura en uno de sus dedos del pie y una puntilla en su buche, en las largas jornadas de trabajo de su cuidador.

Davis Travis dejó atrás su banda de música, su casa y hasta sus amores, es decir, todo para el refugio de 18 zarigüeyas, 2 búhos, 2 perros, y una gran cantidad de ardillas, tortugas. Ahora, trabaja en su proyecto ‘Manimal Mov’.

Aún con su independencia coincide en redes con Alexia Paz Akire Betancourt, Claudia Valencia Wong, Juank Osorio, Art Péepem, Brad Ford Carta Blanca, Pipe Drummer, Sergio Calzada y Gloria Rodriguez.

Davis Lee sobre la fauna, cura a los animales heridos y luego los libera, ofrece talleres de sensibilización con niños y adultos que los visitan, pero requiere ayuda para atender la manada.

“Son hasta 150.000 pesos diarios en medicamentos y comida, pues se requieren de frutas, yogures y vísceras en el caso de Abelardo. Nunca me alcanza”, confiesa Davis.
Para conocer al clan zarigüeya, a Abelardo y apoyar la ‘Casita del Bosque’ está habilitado el celular 316 7385567.


Por: Mario Baos | El Tiempo



Prensa estudiantil no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad del usuario que los escribe. Prensa estudiantil recomienda el buen uso de este espacio ya que no serán eliminados ni censurados aquellos comentarios que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.



prensaestudiantil.org
Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva.
Se permite la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.

Creative Commons
Licencia Creative Commons