prensaestudiantil@hotmail.com
Comité de comunicaciones
Prensa Estudiantil - 2016
UIS - Colombia

Síganos en facebook Síganos en twitter Síganos en google

Votar es abdicar
Columnas
2015-10-19 20:24:16

Votar es abdicar

Columnista: Florence D.

Ninguna lucha real se ha ganado en las urnas, ni se ganará jamás. Es romántico e ilusorio creerlo y afirmarlo. La participación en las elecciones que se realizan cada cuatro años ni va a engendrar cambios de fondo -así el voto sea consciente- ni va a permitir encaminar la sociedad hacia una vía liberadora donde se realicen las transformaciones sociales necesarias.

Cuando parte de la población se ha movilizado en busca de mejoras en su calidad de vida e incluso alzando la bandera de las transformaciones sociales, lo único que se ha logrado por la institucionalidad ha sido canalizarlas, encauzarlas al lenguaje del poder para regular y vigilar lo que se escapa a su control. Muestra de ello han sido las movilizaciones de los últimos años ocurridas en nuestro territorio: el Paro Agrario, el Paro Camionero, el Paro Minero, el Paro del Magisterio; manifestaciones que aunque cada una tiene sus particularidades, en el fondo comparten, tanto un rechazo de los trabajadores a sus precarias condiciones de subsistencia, como la entrega del movimiento y sus banderas por parte de burocracias que tranzan con el Estado para desmovilizar a los trabajadores y evitar que la situación se agudice; a cambio de recibir pliegos de peticiones y promesas que una vez se regresa a la normalidad nunca se cumplen.

Además, la participación de los trabajadores formales o informales y desempleados en las elecciones que se dan cada cuatro años permite que, cada cuatro años se renueve la burocracia que se inserta en el poder estatal para dirigir sus vidas y mantenerlos, cada cuatro años, con la ilusión de que por fin las cosas van a cambiar cuando no va a cambiar nada. El sufragio fortalece las instituciones del Estado, y éste es enemigo de las personas, no porque quienes detentan el poder sean necesariamente malas personas, sino porque organiza el sometimiento de vidas en armonía con la economía capitalista, porque son los gobiernos del capital y el capitalismo es la dictadura generalizada de la ley del valor contra los seres humanos.

Por otra parte, los políticos son comerciantes, y su arma principal es la manipulación de sentimientos y emociones, por eso los candidatos hacen promesas irrealizables y por lo general se aferran especialmente a una causa: las plazas de mercado, los discapacitados, los enfermos de cáncer, la tercera edad, los animales o cualquier otro de los problemas que separados evitan ver la totalidad de las causas reales, soslaya así que sea atacada la raíz de dichos problemas además centrando la atención de la población solo en sus consecuencias visibles.

Entre tanto, cada una de las candidaturas y sus partidos políticos están determinados o por el ansia de poder o en su defecto por una supuesta buena voluntad de ayudar a mejorar el estado actual de las cosas, pero comparten que, una vez instalados en el poder disponen de todos los resortes políticos, de dirección económica y de coacción para llevar a cabo medidas en distintos sentidos que modifiquen las cosas, pero no hay ninguna vocación real de cambiar nada. Cosa que, por otra parte, no debería sorprendernos. En primer lugar, supondría el fin de muchos beneficios personales (privilegios económicos y de posición e influencia); y segundo, la decisión de cambios en la vida de las personas, en la forma de vida en la que estamos inmersos diariamente, no es únicamente suya, puesto que el sistema económico mercantil en el que todos nos movemos y al que estamos todos sometidos, ejerce una poderosa influencia, y a ningún político se le pasaría por la cabeza la posibilidad de poner en entredicho las bondades que les proporciona este modelo de vida.

Por lo tanto, todos los partidos políticos del espectro institucional sin distinción ninguna, así como los que no tienen representación, llámense partidos obreros, verdes o populares, aceptan y se identifican con estas premisas básicas sin las cuales no podrían participar del negocio político. La política tal cual funciona en la actualidad lleva su propia dinámica y atrapa a todo el que participa de ella.

Es por esto, que desde este escrito se hace un llamado a la abstención activa, ya que es una declaración contra el modelo político ideal para el capitalismo: la democracia representativa. Un modelo político que únicamente quiere contar con nuestra opinión cada cuatro años por medio de un voto, por medio de delegar a otros todos los aspectos importantes que van a condicionar nuestras vidas. El hecho que personas relacionadas con el paramilitarismo, el narcotráfico y la corrupción logren acceder a puestos públicos es gracias al modelo de “participación” democrático no precisamente gracias al abstencionismo.

Finalmente, es necesario afirmar que se debe construir una fuerza política libre que no busque elegir y rotar cada cuatro años a sus verdugos, sino que busque generar una vida sin la necesidad de ellos, un movimiento que evite la manipulación partidista debe forjarse; esta fuerza no puede ser otra que un movimiento social, el cual sea capaz de trazar un proyecto de desmantelación del sistema económico y político actual hacia una dirección liberadora.


Autor: Florence D.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin, por tanto no reflejan posición ni opinión de Prensa estudiantil.



Prensa estudiantil no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad del usuario que los escribe. Prensa estudiantil recomienda el buen uso de este espacio ya que no serán eliminados ni censurados aquellos comentarios que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.


prensaestudiantil.org
Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva.
Se permite la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.

Creative Commons
Licencia Creative Commons